Aceite de chontaduro, con potencial en industria cosmética

Cremas y jabones serían los productos más adecuados para utilizar el aceite de semilla de chontaduro obtenido a través de una nueva metodología.

De este fruto exótico, producido principalmente en los departamentos de Valle del Cauca, Cauca, Putumayo y Chocó, solo se consume la pulpa cocida, generando residuos como cáscaras y semillas que se desechan convirtiéndose en fuente de contaminación.

Por esta razón, Adriana Micanquer y Ximena Pinzón Zárate, estudiantes del Doctorado y la Maestría en Biotecnología, respectivamente, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, desarrollaron la nueva metodología.

Para extraer el aceite de semilla de chontaduro, las estudiantes aplicaron el método denominado “extracción acuosa enzimática”, que usa un complejo de enzimas -en este caso Viscozyme– conformado por celulasascuya función es mejorar la extracción.

Con el pretratamiento enzimático se logró un rendimiento en la cantidad de aceite obtenido del 14 % respecto al tratamiento sin la aplicación del complejo enzimático, con el que el rendimiento fue del 10 %.

Lo innovador de la investigación se fundamenta en reemplazar las tecnologías de extracción convencionales por nuevas alternativas evitando el uso de solventes orgánicos como hexano, éter de petróleo o alcohol isopropílico, sustancias químicas que generan contaminantes y que son tóxicas, por lo que representan un riesgo para quienes las manipulan.

Al caracterizar el producto final se evaluaron, entre otros aspectos, la densidad, que fue de 0,9 gramos por mililitro, y el índice de acidez de 1,95. Estos datos están dentro de los valores reportados para aceites vegetales.

Los resultados evidencian la utilidad y eficiencia de la extracción del aceite utilizando esta tecnología que no se había aplicado antes a la semilla de chontaduro, sobre la cual tampoco existían estudios, según la investigadora Micanquer.

Gracias a la prueba de calorimetría también se identificó que este aceite es parecido al que se extrae del coco, característica que lo hace pertinente y útil para su posible uso en manufactura cosmética. Además, su coloración (amarillo claro) puede obedecer a la posible presencia de pigmentos.

La estudiante de doctorado expone que “para la industria alimentaria no sería muy viable, porque puede tener alto porcentaje de ácidos grasos saturados. Sin embargo, aún quedan variables por evaluar”.

Obtención del producto

El proceso para la extracción de aceite comenzó con la recolección de cinco kilogramos de chontaduro cocido, a los que se les retiró la cáscara, la pulpa, y las capas externas de las semillas.

Después se trituraron en un molino industrial, se obtuvo harina y de ahí se pasó a una solución a la que se le adicionó el complejo enzimático Viscozyme en diferentes concentraciones. El proceso, denominado hidrólisis, se realizó durante 18 horas a 30 °C.

Luego, para la extracción se adicionó agua, se dejó reaccionar durante seis horas a 60 °C con agitación constante, y finalmente se retiró la capa de aceite y se refrigeró.

Según la investigadora Micanquer, la siguiente etapa consiste en caracterizar la composición de la semilla para identificar si la enzima usada es la más adecuada, dados los buenos resultados, o si se puede utilizar otra. También se va a complementar la del aceite para evaluar otras propiedades y definir otros usos.

Fuente: Agencia de Noticias UN

Periódico El Eco

Add your Biographical Info and they will appear here.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *