La solución en rellenos no debe ser una cortina de humo

Dentro de las cantidades de residuos que entran diariamente al relleno de Doña Juana en Bogotá, se estima que hay una proporción del 43% de residuos con características aprovechables, dentro de las cuales están los residuos de plástico, papel, cartón, vidrio y metales que podrían representar un ingreso sustancial para quien los aproveche de manera adecuada. Aproximadamente se calcula que diariamente se entierran alrededor de 1000 millones de pesos en residuos aprovechables, siendo esta una cifra que asombra considerando que, al existir procesos de separación y adecuada gestión de residuos aprovechables, estos podrían haber sido comercializados y así reducir el volumen ocupado en este vertedero.

Un ejemplo en Colombia donde los rellenos sanitarios pueden tener una salida sin afectación para las diferentes comunidades es el relleno de La Glorita en Pereira considerado uno de los mejores del mundo en el 2013 por su adecuada gestión de lixiviados el cual tiene un 95% de tratamiento para evitar sus posibles efectos en quebradas cercanas. Aunque este relleno ya se encuentra en su etapa final de uso, actualmente es considerado uno de los mejores en Latinoamérica.

Para nombrar algunos ejemplos a nivel internacional: Alemania vierte en rellenos sanitarios sólo el 2% de sus residuos y cada año se decretan nuevas leyes para la promoción de la economía circular, Suecia cuenta con industrias que tienen su base energética generada por los residuos, siendo esta una motivación económica para la realización de este tipo de procesos al ahorrar en costes de producción. Holanda el líder a nivel mundial, inserta a las cadenas productivas casi el 99% de los residuos.

La necesidad del relleno de Doña Juana no es la mitigación de los efectos ocasionados por la masa excesiva de basuras, esta radica en la gestión adecuada basándose en modelos exitosos como el alemán y/o holandés dónde la separación en origen y la reinserción de residuos en la cadena productiva convertiría a este vertedero en una mina de oro para cualquiera industria que esté interesada en la reducción de costos y que encuentre en la rentabilidad una motivación adicional para ayudar al medio ambiente.

Por:Juan Sebastián Romero y Karen Vanegas.

Periódico El Eco

Add your Biographical Info and they will appear here.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *